Páginas vistas en total

jueves, 4 de agosto de 2011

Correr... con calor.

Este es mi primer verano entrenando algo mas en serio. Con esto quiero decir que corro cinco o seis días a la semana (mas veces seis que cinco) haciendo una media de 9 km. al día. La sensación de fatiga se acentúa notablemente con el incremento de las temperaturas, la necesidad de hidratarse evidentemente es mayor y nuestro cuerpo necesita adaptarse a la nueva situación ambiental, sobre todo el mío que nunca había sufrido estas palizas diarias. Todo esto se incrementa si además, las salidas se efectúan en lugares con distinta concentración de humedad relativa, como por ejemplo la costa española.
Me he intentado centrar mas en los rodajes planos a ritmo suave y algún día de la semana en rodajes progresivos para acabar el entrenamiento a un ritmo de carrera similar al de competición, sí que he intentado mantener la proporción de cuestas e incluso apretar un poco en las subidas para seguir fortaleciendo las piernas aunque luego toque recuperar el aliento y relajar el ritmo. Hay días que voy bien, otros muy bien y otros bastante peor, pero la conclusión clara es que con estas temperaturas es mejor no forzar la máquina e ir a ritmos que nuestro cuerpo asimile bien para acabar los entrenos fuerte.
Los mejores entrenamientos en lo que llevamos de verano han sido en Berlín con una temperatura de 22 grados con un perfil llano, sobre un circuito urbano de unos 9 km. disfrutando del paisaje de la ciudad, he acabado muy fuerte casi todos los días. Los días de entrenamiento en la costa han sido los mas complicados si al clima se le unen perfiles con desniveles rompepiernas como han sido los que he tenido que cubrir y, por último los que sigo haciendo en casa, en los que trato de combinar distintos tipos de terreno sobre los circuitos ya trazados a lo largo del año.
A partir de ahora seguiremos con el mismo ritmo de salidas por mis circuitos ya conocidos y además empezaremos a pensar en participar en alguna carrera para volver a sentir la competición.
Se me ha unido una compañera de entrenamientos a la que felicito por su esfuerzo en iniciarse en este mundo del correr. Lo está haciendo fenomenal y me sorprende la mejora notable que realiza poco a poco. ¡Animo Mini! ¡Vamos a quemar el asfalto complutense!

No hay comentarios: