Páginas vistas en total

viernes, 3 de enero de 2014

San Silvestre Vallecana Internancional 2013

Justo dos días después de disputar la carrera de la Constitución y empezar a sentir molestias en la fascia lata. El síndrome de la cintilla iliotibial asoma de nuevo de manera inexorable y, otra vez, es necesario adaptar el entrenamiento a esta dolencia. Nada de volumen de kilómetros. Quedan tres semanas largas para disputar la San Silvestre y soy muy pesimista, es duro ver cortada la progresión que por fin llegó y me tengo que hacer a la idea que hay que hacer una pausa. No mas de 30 minutos de carrera continua y 4 días de calidad es el resumen del entrenamiento que puedo hacer para el día 31 de diciembre.

Muy nervioso el día de la carrera, las horas previas estoy muy intranquilo.
El ambiente es espléndido, es una carrera alucinante. En el calentamiento ya me lo estoy pasando en grande; calentamiento entrecomillado porque no puedo trotar mas de 15' no sea que la rodilla moleste justo antes de comenzar la carrera.
Y ya, por fin pistoletazo de salida en la calle Concha Espina. Subo la cuesta y cubro el 1ª kilómetro en 3'45, a partir de aquí es todo cuesta abajo y casi siempre veo el Garmin marcando ritmos entre 3'25" y 3'35", lejos de asustarme soy valiente y tiro para adelante. El primer cinco mil en 18' 23", mejor marca personal en 5k, pero algo no funciona del todo. Un dolor abdominal, producido por gases que no son expulsados, no me deja ir cómodo ni concentrarme en respirar adecuadamente. Cuando voy por el km 7 mas o menos, ya veo que la cosa se empieza a poner fea, me va a ser muy difícil mantener estos ritmos y afrontar las subidas finales de Vallecas con garantías de culminar la prueba con éxito, aunque la cintilla no molesta lo mas mínimo y eso es una noticia espléndida. Las primeras cuestas me hacen estancarme y no poder lanzar las piernas para correr rápido por lo que no me queda mas que intentar superar el sufrimiento y llegar como sea a meta. Marca de 39'10", a una media de 3'54". Impresionante la cantidad de gente animando en la calle, por momentos parece una etapa de montaña de alguna gran prueba ciclista y emocionante es entrar en el estadio del Rayo para cruzar línea de meta. No satisfecho, pero concienciado a seguir entrenando para seguir prosperando esta temporada. Me han faltado kilómetros, han sido poco mas de 35 km semanales en tres semanas previas a la carrera. Pienso que esta es la principal razón del modesto cronómetro.

No hay comentarios: